Michael J. Fox está sufriendo pérdidas de memoria y alucinaciones

En su nuevo libro “No Time Like the Future”, el actor reveló su condición actual.

En anteriores memorias, Fox se mostró positivo sobre su enfermedad. Tras vivir tres décadas con ella, aprendió a aceptarlo y transmitir lo mejor de sí para acompañar a otras personas que la padecen. Sin embargo, en esta ocasión, se siguió exhibiendo de la misma forma, pero desde otro punto de partida, puesto que su salud está llegando a una etapa de no retorno. Luego de luchar contra el desafío de no poder dedicarse al mundo de la interpretación de la manera en que deseaba, decidió sentarse y compartir con sus fanáticos nuevas páginas, repletas de una desgarradora realidad.

“Hay un momento para todo, y mi momento de ir a trabajar 12 horas al día y memorizar siete páginas de diálogo ya ha pasado. Al menos, por ahora, me dirijo a un segundo retiro. Eso podría cambiar, porque todo cambia. Pero si este es el final de mi carrera como actor, que lo sea”, escribió. Además de ello, y como factor determinante, confesó que desde hace algún tiempo sufre pérdidas de memoria, confusión, alucinaciones y senilidad (debido a su condición predominante y a un problema que mantuvo en secreto).

Los fanáticos del actor de “Family Ties” saben que le diagnosticaron Parkinson en 1991, cuando tenía 29 años. Lo desconocido, es el tumor no canceroso en la columna vertebral que sufrió en 2018 y que fue descubierto después de que comenzó a sentir un “entumecimiento” en las piernas y las extremidades. En ese momento, los médicos le dijeron que, aunque tenía un daño neurológico irreparable, la cirugía podía evitar que progresara. Si optaba por no hacerlo, se produciría una parálisis, agregaron. Por ello, la estrella cuenta que accedió al procedimiento y, posteriormente, tuvo cuatro meses de intensa fisioterapia para aprender a caminar nuevamente. “Todo el mundo está tomando mucha precaución conmigo y me advirtió que tenga cuidado. Tengo que pensar antes de caminar, no puedo simplemente levantarme e irme, porque no tengo mucho control de mi dirección”, reveló. ¿Crees que la pesadilla terminaría ahí? Cuando las cosas parecían ir mejor, tuvo lo que él describe como un accidente “descuidado”, que resultó en que se rompiera un brazo mientras estaba solo en su casa una mañana. “Me encontré debajo del teléfono, esperando que llegara la ambulancia, tirado en el piso. Fue tan inútil y tan estúpido, tan evitable”, dijo.

Sin lugar a dudas, dentro y fuera de la pantalla, Fox no dejará de emocionarnos jamás. Les dejamos algunas palabras más de su libro, que lo ayudaron superar aquella época oscura: “Mi suegro siempre decía, sin importar lo que estaba pasando: ‘Se pone mejor, chico. Se pone mejor. Lo último que te queda es el futuro´. Vivo todos los días con gratitud. Me di cuenta de que, si tienes eso, entonces tienes todo”.

Etiquetas: