Películas de terror basadas en hechos reales

¿Creíste que era todo ficticio?

Muchas veces nos ha sucedido que vemos películas y, en el final, llegamos a leer “Basada en hechos reales”. Quizá la cinta no daba tanto miedo, debido a que estábamos psicológicamente preparados para afrontar cada escena en la que intentaran asustarnos. Pero, al leer esas palabras, la sensación cambiaba completamente. Claramente, lo real nos pone “los pelos de punta”. Por eso, hoy te traemos un listado de filmes que están basados en hechos verídicos.

A Nightmare on Elm Street

Wes Craven, su creador, leyó en el periódico una nota sobre una familia que logró escapar de los Campos de la Muerte en Camboya. El hijo menor tenía pesadillas y soñaba con alguien que lo perseguía todo el tiempo, por lo que no podía dormir e intentaba quedarse despierto por días. Ya cuando se sentía agotado, se dormía. Pero volvía a despertarse gritando como si estuviesen por matarlo… hasta que sucedió. Un día, sus padres lo encontraron muerto. Y, debido a esta historia, el cineasta creó a Freddy Krueger.

El Exorcista

Según los medios, en 1949 hubo un extraño caso de un chico de 13 años que tenía aspecto endemoniado. Lo que parece haber sucedido fue que, un año después de la muerte de su tía, el joven empezó a escuchar ruidos extraños en el sótano. Además, había una imagen de Jesucristo en la habitación de su abuela que se movía; otro elemento que “cobraba vida” era el colchón, el cual a mitad de la noche se movía con violencia. Un olor a excremento inundaba el hogar. Todo parecía empeorar cada noche. Por eso, la familia decidió llamar a un cura tras creer que su pequeño estaba poseído por su tía fallecida. Luego del exorcismo, lo llevaron a un hospital para ver si se encontraba todo en orden y, posterior a ese hecho, no tuvieron más problemas.

Se llamaba Roland Doe y su caso había servido de musa para algunas películas y series… y “El Exorcista” no fue la excepción.

Psicosis

La vida de Ed Gein sirvió como fuente de inspiración. Él era un asesino que utilizaba partes del cuerpo de personas muertas como taza o decoración de interiores. El hombre robaba tumbas de mujeres que habían fallecido recientemente y usaba sus órganos para convertirlos en objetos (por ejemplo, llegó a tener un cinturón de pezones humanos).

Alfred Hitchcock no fue del todo fiel a su historia, pero se basó mucho en él.

La Matanza de Texas

También está basada en la vida de Ed Gein, pero es totalmente diferente a la anteriormente mencionada. Su director, Tobe Hooper, tomó de su historia el hecho de que a este asesino le gustaba arrancar la piel a sus víctimas para hacer caras u otros objetos.

Tiburón

La popular cinta de Steven Spielberg está basada en una novela, la cual está inspirada en una historia real. Se trata de una serie de ataques de un solo tiburón que ocurrió en 1916, en New Jersey. Un pequeño de 10 años fue atacado por el animal mientras se encontraba nadando en un arroyo de interior. Tras ser uno solo el que estaba asustando a toda la población, emprendieron una búsqueda para acabar con éste.

Chucky

La cinta de Tom Holland (no, no es el que estás pensando) ha sido sumamente popular en los 90. Y, como muchas películas de terror, tiene su historia basada en hechos reales. Se trata de un muñeco llamado Robert que, en 1903, un niño (Eugene) lo recibió como regalo de parte de un pintor que se llamaba como el juguete (debido a él, le pusieron Robert). Tenía un aspecto inocente, pero ocultaba un secreto bastante macabro: tenía agujeros en la superficie, por lo que todo apuntaba a que había sido un muñeco vudú.

El pequeño se hizo muy amigo de Robert y, a partir de allí, comenzaron a suceder cosas extrañas: juguetes que se rompían, muebles que se caían… Eugene sabía que él no lo había hecho y culpaba al muñeco. Su familia habló al respecto y declaró que cuando el niño no estaba en la casa, Robert se reía y parpadeaba. Todo fue empeorando, por lo que decidieron encerrar al muñeco en el ático, pero parece que desataron la furia del juguete porque la tía -ese mismo día- murió. Luego de lo sucedido, decidieron quedarse con el muñeco y pasó de generación a generación. Lo más curioso de esto es que toda su familia ha escuchado cómo se ríe.

Hostel

Si bien las entidades paranormales dan mucho miedo, es más atemorizante cuando se trata de una persona real que se encuentra fuera de sí. Eli Roth fue quien se encargó de la cinta, y su musa fue una historia que se la contó Harry Knowles, redactor de Ain’t It Cool News. En la charla, el periodista le contó que había una página tailandesa en donde podías pagar diez mil dólares para dispararle a alguien en la cabeza. En la web, explicaban que esa persona había firmado su consentimiento y que el dinero era para su familia, puesto que quienes se solían anotar eran personas necesitadas.

Según el cineasta, en principio su idea era hacer un documental sobre ello, pero luego prefirió no meterse demasiado y crear una historia ficticia.

El Exorcismo de Emily Rose

Esta práctica religiosa es sumamente conocida, y es uno de los métodos más efectivos en el género cinematográfico para causar terror en el público. En esta ocasión, tenemos el famoso caso de Anneliese Michel. Ella comenzó a presentar problemas de salud y ataques, por lo que la llevaron a un hospital psiquiátrico. Se encontraba en un estado de depresión y escuchaba voces, también rechazaba objetos religiosos. Su familia creía que estaba poseída, por lo que llamaron a un sacerdote y le practicaron un exorcismo. Terminó falleciendo y, en la actualidad, su tumba se convirtió en un sitio turístico.

Finalmente, se descubrió que estaba desnutrida y deshidratada. Los padres de la joven y los curas que hicieron el exorcismo fueron perseguidos por la policía, además de que fueron condenados a seis meses de cárcel.