¿Por qué Charlie Sheen abandonó “Two and a Half Men”?

Este es el motivo por el cual el reconocido actor fue despedido de la serie.

Two and a Half Men (2003)

Hubo una época, hace no tanto tiempo y en una galaxia no muy lejana, donde las sitcom (comedias de situación) dominaban el rating de las pequeñas pantallas. Entre las más conocidas, podemos encontrarnos con “Friends”, “The Big Bang Theory”, “How I Met Your Mother”, “Modern Family” y… la protagonizada por Sheen, Jon Cryer y Angus T. Jones. Al igual que las anteriores mencionadas, el programa logró sostenerse al aire con varias temporadas. Justamente, el problema cuando sucede eso, es que no siempre pueden tener la misma calidad de inicio a fin. Entonces, no gozan de mantenerse en el tiempo y ser recordadas por lo que fueron en un comienzo, sino, por sus finales. Aunque, a diferencia de las demás, lo que ocurrió con este caso fue una verdadera lástima.

Desde su primera emisión (en 2003), “Two and a Half Men” ganó reconocimiento, tanto del público como de la crítica. Con variados premios en su repertorio, la fórmula que presentaba a dos hombres intentando criar a un niño, funcionaba de gran manera en el público, principalmente por su selección de actores. Cryer y el pequeño Jones eran imprescindibles, pero la verdadera estrella del show fue Charlie Sheen, quien interpretó a un artista de hilarante actitud, amante del dinero, las mujeres y sus adicciones. Las personas amaban a su personaje, porque era como verlo a él mismo en la realidad. Al intérprete no le costaba mucho realizar su papel, solo tenía que ser como era en la cotidianeidad. La audiencia notaba esto, y le encantaba.

Durante muchos años, la química entre los tres protagonistas y la interpretación de Sheen, le otorgaron a la serie cariño y popularidad. Por desgracia, la conducta del actor fue empeorando hasta convertirse en un infierno para el equipo de producción y sus compañeros de reparto. Sus constantes ingresos a rehabilitación y su problema con el manejo de la ira, comenzaron a verse reflejados a través de la pantalla, lo que generó en los espectadores incomodidad. Con esta bajada de calidad, la comedia y su payaso principal, dejaron de tener gracia.

Mientras que Charlie se paseaba por la televisión, comentando que era el rey y siempre ganaba, lo que en verdad pasaba es que cada vez perdía más ganancias, llegando a desperdiciar la posibilidad de sumar 14 millones de dólares, debido a que su problema con las drogas llevó a los productores a omitir su participación de ocho episodios, lo que hizo que la octava temporada deba ser cancelada en 2011. Ese fue el límite.

Sobre su último día de rodaje: “Él se centró y terminó la grabación. Pero, aún maquillado (debido a lo demacrado que estaba por las adicciones), decidió salir, entrar en su coche y que un conductor lo llevara a casa. Con esto, todos aceptamos que algo estaba realmente mal, que con Charlie no se podía contar más”, contó Jon Cryer en su libro “So That Happened”, donde reveló que todos quisieron ayudarlo, pero aun así, desde el inicio fue complicado y no pudieron hacer mucho, hasta que debieron optar por sacarlo del programa (vía CulturaOcio).

Cansados de ver cómo su estrella principal destrozaba su producto, Chuck Lorre y la cadena CBS decidieron despedir a Sheen. Como solución para que el show pueda continuar, contrataron a Ashton Kutcher en su lugar. Sin dudas, no pudo llenar sus zapatos, pero sirvió para darle un fin relativamente digno en 2015.

Durante aquellas entregas, no podemos negar que fue muy entretenido cómo se burlaban de la ausencia de su personaje. Las justificaciones delirantes de por qué desapareció, incluso haciendo una animación de lo sucedido para no tener que usar su imagen real, o utilizando actores de espalda que se accidentaban casualmente, fueron divertidas. Tanto los productores como los admiradores que debieron ver el declive de su serie favorita, merecían ver cómo se burlaban del culpable. De hecho, si lograron mantenerse tantos años tras su despido, fue justamente por los chistes sobre su persona.

Les dejamos un fragmento del episodio final, donde cuentan qué sucedió con el personaje, por medio de un dibujo animado -activar subtítulos en español-.

Al concluir el capítulo, al papel de Sheen le cae un piano encima. Tras ello, la cámara se aleja para mostrarnos parte del set junto con su escenografía, y a Chuck Lorre en su silla, apreciando el momento. Antes de los créditos, el productor se da vuelta y observa la cámara: “Gané”, dice, antes de que caiga el mismo instrumento sobre él también.

¿Podemos culparlos? Charlie logró la fama de figura no grata en Hollywood por su forma de ser, y menospreció a quienes buscaron apoyarlo, al igual que a sus seguidores. Por suerte, hoy en día, logró recuperarse y se mantiene estable, pero su pasado oscuro y cómo eso afectó a su alrededor, es algo difícil de olvidar.

Con 12 temporadas y 13,4 millones de espectadores (solo a nivel nacional), siendo una de las sitcom más vistas de la historia, “Two and a Half Men” llegó a su fin sin su protagonista, quien -al igual que la serie, luego de lo sucedido-, no volvió a ser el mismo desde entonces.