¿Por qué la película de “Black Mirror” de Robert Downey Jr. no se realizó aún?

Este es el motivo por el cual el famoso actor de Marvel no puede avanzar en su deseado proyecto.

Tras ponerse bajo el traje de uno de los personajes más populares del UCM, es complicado imaginar al intérprete en otros títulos. Pero, el polémico artista es mucho más que Iron Man. Terminar su etapa en las cintas basadas en comics, luego de una década ligado a la franquicia, le otorgó un abanico infinito de oportunidades para el resto de su carrera. Uno de sus deseos para dedicarse a nuevos trabajos fue llevar a cabo la adaptación de uno de los episodios más conocidos de la serie antológica: “The Entire History of You”, entrega que se desarrolla en un universo donde a la mayoría de las personas se les implanta un chip que registra todo lo que ven.

Presentándose como el primer título destacado del programa, Downey Jr. compró los derechos en 2013 para realizar una adaptación cinematográfica a futuro, junto a su equipo habitual. La intención era que él sea, además, el protagonista (que en el show se conoce como Liam). Sin embargo, los años pasan y su plazo estimado ya expiró. Uno creería que esperó a que su contrato con Disney finalice, pero aún no hay actualizaciones del proyecto. Entonces, ¿qué sucedió?

En 2018, SyFy Wire proporcionó una actualización sobre el estado, y el escritor Jesse Armstrong compartió la noticia que aclaró todas las dudas: la película está estancada en el infierno del desarrollo. Aunque todavía estaba interesado en hacerla realidad, el resto de los miembros del grupo ya no. En 2018 fue el último movimiento, donde las partes involucradas se comunicaron para seguir con la idea, y hasta ahí llegó su preproducción.

¿Te hubiese gustado ver esta adaptación? Si lo analizamos, quizás fue lo mejor. A las historias de “Black Mirror” les va bien en su formato. La duración de los episodios se adapta a las nuevas generaciones que prefieren ver relatos de minutos a largometrajes de horas. Casualmente, esto mantiene una conexión con el capítulo en cuestión: la falta de atención. ¿Coincidencia? Esperemos que Robert lo vea así.