¿Qué pasó con Amanda Bynes? La caótica vida de la actriz

El porqué de su desaparición de las cámaras.

Amanda Bynes

Enorme talento y gracia por doquier. Todos conocemos a la icónica artista, quien brilló en Nickelodeon y marcó a toda una generación con su ficción “El Show de Amanda”, entre otras cintas populares de adolescentes como “She’s the Man”, “What a Girl Wants” y Sydney White. La actriz, al igual que Lindsay Lohan, era una futura promesa en la industria. Pero los excesos de la fama, a veces suelen poner a las celebridades en situaciones complicadas, y más cuando comienzan su carrera de muy jóvenes.

La intérprete ha tenido mucha popularidad en producciones de los 90 y 2000, las cuales la llevaron al éxito y a convertirse en un modelo a seguir para las adolescentes del momento. Tuvo su propio show en el canal de televisión naranja, convirtiéndose en la imagen principal de Nickelodeon, para que luego se le abra el paso a la pantalla grande. Sin dudas, su fama estaba asegurada. Pero todo cambió, al comenzar a salir en la prensa por estar detenida debido a posesión de drogas, intentar quemarse sus pantalones e insultar a sus compañeros por redes sociales. Su mala imagen hizo que las productoras dejen de tenerla en cuenta para futuros proyectos, tal como pasó con la estrella pelirroja de Disney.

El inicio de sus problemas comenzó en 2006, luego de rodarse “She’s the Man”, donde debía interpretar dos papeles diferentes: el de una mujer y un hombre. La trama se centra en una joven que finge ser su hermano mellizo y lo reemplaza en el colegio, donde se enamora de Duke (Channing Tatum), su compañero de cuarto. “Cuando vi la película, entré en un periodo de depresión de cuatro a seis meses, porque no me gustaba cómo me veía de chico. Fue una experiencia super extraña, con la que me dio el bajón”, contó la ex actriz para una entrevista con el medio Paper. Allí fue donde la preocupación excesiva por su imagen se volvió el centro de atención en su vida, problema que también le afectaba en el trabajo.

En 2007 empezó a grabar para “Hairspray”, año en el que encontró un artículo en una revista, que trataba sobre el Adderall como “el nuevo medicamento para poder adelgazar”. Esto claramente es un peligro y es importante tomar recaudos cada vez que se habla sobre recetas milagrosas para cambiar el cuerpo en algún medio, puesto que pueden generarse complicaciones en la salud de los lectores. Estamos hablando de una anfetamina, que se utiliza para el tratamiento del trastorno de déficit de atención con hiperactividad y la narcolepsia. “Todos hablaban de cómo muchas mujeres la tomaban para permanecer flacas, así que dije: ‘Tengo que adquirir una de esas’”, contó Amanda. Para poder conseguir este medicamento, Bynes asistió a un psiquiatra y fingió los síntomas de la enfermedad para poder obtener la receta que necesitaba y así poder comprarlo.

Su adicción empezó a pasarle factura y, para la grabación de “Carta Blanca”, las cosas se empezaron a complicar. “Me recuerdo masticando Adderall en el remolque y no poder concentrarme en mis diálogos”, confesó la artista. Abandonó la comedia a mitad de rodaje y tuvo que ser sustituida por Alexandra Daddario. “Lo que hice fue poco profesional, el irme así y dejarlos con todo colgado cuando ya habían gastado tanto dinero”, contó a la prensa.

Su retiro se dio poco tiempo después, cuando tuvo que asistir al estreno de “Easy A”, la famosa película que protagonizó Emma Stone. Allí fue donde se dio cuenta que debía abandonar: “No podía aguantar mi apariencia en ese filme y tampoco me gustaba mi interpretación. Después de verla, estaba convencida de que debía dejar de actuar”, contó.

A partir de ese momento, su mundo empezó a derrumbarse. Su retiro lo anunció por Twitter, modo del cual se arrepiente, porque “lo debería de haber hecho a través de un comunicado de prensa, pero estaba drogada. Era joven y estúpida”. Empezó a tener demasiado tiempo libre y se dio cuenta del vacío que comenzaba a sentir en su vida: “Me pasaba todo el día fumada. Realmente me concentré en las drogas y mi mundo se volvió muy oscuro y triste”, confesó. Comenzó a tener más interacción en las redes sociales, pero no para bien, ya que se metía con los famosos y escribía comentarios como “Rihanna, Chris Brown te pegaba porque no eras lo suficientemente guapa”, “Quiero que Drake asesine a mi vagina” o “Rihanna, luces muy fea cuando intentas parecer blanca”. Estos tweets hicieron que los usuarios queden perplejos y comenzaran a tenerle odio, tratarla de loca, entre otras cosas.

Las portadas de las revistas tenían su foto con títulos que la ponían en una situación aún más complicada: detención por posesión de drogas, tirar un bong con marihuana desde la ventana debido a la llegada de la policía, quemadura en sus pantalones, raparse el pelo y manejar bajo los efectos de sustancias ilícitas. Cada vez las cosas empeoraban más, pero ahora mira hacia el pasado y se da cuenta de lo que hizo, lamentándose por la mayoría de las cosas.

Pero esto no fue lo único caótico por lo que pasó en su vida, sino que además ocurrió un presunto hecho que acabó con la luz que poseía corporalmente. Ella era una niña con mucho talento, gracia y se divertía yendo a las grabaciones de las ficciones. El problema es que la industria y los abusos, en algunos de los casos, van de la mano. Pero así como hay muchas situaciones que salieron a la luz y se comprobaron, hay otras que no. Las teorías han revolucionado las redes sociales hace sólo unos años, cuando el productor más famoso de Nickelodeon fue echado de la empresa sin razón oficial alguna.

Acusaciones a Dan Schneider

Seguramente no lo conozcas, porque siempre estuvo detrás de cámaras, pero él fue quien estuvo a cargo de producciones muy importantes del canal como “Zoey 101”, “Drake y Josh”  “El Show de Amanda”, “iCarly” y “Victorious”. Este hombre publicaba fotografías de los pies de las actrices y en la mayoría de las imágenes que se encuentran con él, parecía estar demasiado cerca de ellas, siendo que eran menores en ese entonces. Si bien fue una de las mentes brillantes para la compañía, había algo en él que no cerraba del todo a los espectadores, y tiempo después se viralizó que era un presunto abusador, debido al comunicado que informó el canal, en donde explicó que sus negocios con Schneider habían llegado a su fin sin razón aparente (tengamos en cuenta que esto sucedió luego de que comenzaran los problemas de acoso sexual en Hollywood, hecho muy conocido en la prensa que comenzó con Harvey Weinstein y visibilizó el movimiento #MeToo).

Tiempo antes, más exactamente en 2013, Amanda Bynes confesó en sus redes sociales que el productor había abusado de ella. Recordemos que ambos trabajaron juntos para “El Show de Amanda” y eso, estaría explicando muchas cosas que le pasaban a la actriz. Pero eso quedó en el olvido, y nunca fue llevado a la justicia, debido a la inestabilidad mental de la intérprete. Ya para ese momento estaba pasando por momentos muy duros con su depresión y exceso de drogas. Pero hubo personas que se quedaron con sus comentarios y empezaron a sacar teorías de que podría ser real, mientras que otros individuos que colaboraron con él destacaron sus costumbres extrañas con las pequeñas.

Los usuarios en las redes sociales se dieron cuenta de que hay ciertos chistes, en algunos episodios de sus series, que no eran muy apropiados para un programa de niños. Lo mismo con la insistencia de los pies en la pantalla, algo que probablemente era un fetiche del productor, y que se veía en la mayoría de sus producciones. En su cuenta de Twitter, ha llegado a pedir a sus seguidores (la mayoría son menores de edad) que le envíen fotografías de sus pies, como así también publicaba el de las actrices haciendo chistes al respecto. Además, sexualizaba a las jóvenes adolescentes, poniéndolas en situaciones un tanto sensuales para el público pequeño.

Una carta anónima, exponiendo a Dan, se viralizó hace unos años y se cree que ha sido de Amanda. Tiempo después de esto, Jennette McCurdy (“iCarly”, “Sam & Cat”) subió un video a Vine, disfrazada (se cree que para imitar a Bynes) y con un excesivo maquillaje (tal como se veía ella en ese momento), donde mira a la cámara y dice: “Hola Dan Schneider, sé que estás mirando mi Vine. ¿Te gusta mi Vine? Mira lo que me hiciste”. El polémico video despertó la intriga en las redes sociales y decidieron creer la versión que contaba la protagonista de “She’s the Man”. Lo curioso de todo esto es que nunca más se habló sobre el tema y McCurdy tomó la decisión de no responder sobre la publicación, que hasta el día de hoy no se sabe si fue a modo de broma o si realmente se trata de una verdad.

Actualmente, no sabemos si las acusaciones en contra del famoso productor son reales o si se trata de un engaño para poder ensuciar su imagen, pero nos damos cuenta de que su actitud era bastante extraña con las adolescentes. Hay una realidad, y es que Amanda tuvo una vida problemática por diferentes cuestiones pero, especialmente, por la temprana fama que no supo manejar. Afortunadamente, pudo salir adelante. Se encuentra embarazada de su primer hijo y está comprometida con Paul Michael, su pareja.

Etiquetas: