Quentin Tarantino reveló la razón por la que no comparte su fortuna con su madre

“No verá ni un centavo”, declaró.

Quentin Tarantino
madre
fortuna

A muchos nos gustaría poder devolverle todo lo que nos han dado a nuestros padres. Es común escuchar que el sueño de varias personas es regalarle una casa a su madre o que su progenitor no tenga que trabajar más. Pero lo cierto es que no todas las personas tienen una buena relación con quienes se encuentran arriba de ellos en su árbol genealógico. Los motivos para que esto suceda pueden ser de todo tipo. En esta oportunidad, Quentin Tarantino nos dio a conocer el suyo y afirmó que esta es la razón por la cual no comparte, ni compartirá, su riqueza con su mamá.

Si bien Tarantino no es un hombre de entrevistas, parece haberle encontrado cierto gusto a los podcasts. En estos espacios, últimamente, el cineasta de 58 años ha estado de paso y ha dejado varias anécdotas para tener en cuenta. En su reciente visita a The Moment, perteneciente al escritor Brian Koppelman, el director de Once Upon a Time in Hollywood confesó que su relación con su madre está lejos de ser buena. Poco se sabe sobre quien lo trajo a la vida a los 16 años, Connie McHugh, pero según las palabras del artista, al parecer, aún está con vida.

Desde que su mamá supo que estaba embarazada, las cosas para Quentin se volvieron complicadas. Según contó él mismo, su padre le había jurado a Connie que era estéril, razón por la cual ella lo dejó tras enterarse que esperaba a un hijo. Luego de un segundo divorcio, el futuro director de cine fue enviado a vivir con sus abuelos. Pero estas no son cuestiones por las cuales el guionista le guarda rencor a su progenitora, sino que es la falta de apoyo que le dio en sus comienzos. “Ella se quejaba porque yo no le prestaba atención a la escuela y en una ocasión, en medio de una discusión me dijo: ‘Ah, y por cierto, esta pequeña carrera de escritor que comenzaste, ¡esa mi*rda se acabó!’”, relataba en el podcast.

“Y cuando me dijo eso, de esa manera sarcástica, me dije: ‘Muy bien, entonces cuando me convierta en un director, nunca verá ni un centavo de mi éxito. No habrá casa para ella. No habrá vacaciones ni auto. No obtendrá nada por lo que me acaba de decir’”.

Quentin Tarantino en The Moment.

Obviamente, la duda era clara: ¿cumplió con su promesa? Como buen entrevistador, Koppelman realizó la pregunta y el cineasta respondió: “La ayudé una sola vez con un problema de impuestos que tuvo, pero no hubo ni Cadillac, ni casa”. El tema de conversación llegó a su final con una reflexión interesante para todos los padres por parte de Tarantino: “Hay consecuencias por lo que uno le dice a sus hijos. Recuerden que hay consecuencias por emplear un tono sarcástico sobre lo que es importante para ellos”.

Quentin Tarantino tiene la oportunidad de no repetir estos errores ya que el año pasado se ha convertido en padre. A sus 56 años, junto a su esposa Daniella Pick tuvo el gusto de traer al mundo a su primer hijo.