Reese Witherspoon reveló lo que significó para ella quedar embarazada a los 22 e intentar seguir trabajando

En pleno ascenso hacia el estrellato, la reconocida actriz se encontró con una situación que cambió su vida y le demostró que Hollywood no siempre es dorado y brilloso.

Reese Witherspoon y Ryan Phillippe

Hoy en día, la ganadora del Óscar está posicionada como una de las mayores figuras de la industria, gozando del respeto y la actitud de su icónica imagen. Pero, como toda artista, esto no siempre fue así y sus comienzos resultaron más complicados de lo que parecen. En 1999, conoció a su ex esposo –Ryan Phillippe– cuando ambos se encontraban protagonizando “Cruel Intentions”. Incluso antes de que la película se estrenara, ya estaban recibiendo a su primer hijo juntos. Mas de dos décadas después, Reese se ha sincerado por primera vez sobre lo que sintió al convertirse en madre durante un momento tan clave en su carrera.

“Para ser completamente sincera, estaba aterrorizada. No sabía cómo conciliar trabajo y maternidad. Simplemente, no sabía si yo iba a tener un empleo estable. No era un popular, no me había establecido como alguien que pudiera exigir que se filmara cerca de la escuela de mi hija. No tenía ningún poder o influencia real dentro de la industria. Como cualquiera otra mamá, me ocupe en tratar de resolverlo”, afirmó Witherspoon en el show de Drew Barrymore. Teniendo en cuenta lo difícil que es para los jóvenes artistas mantenerse en el foco de la atención, podemos imaginar fácilmente lo que debió haber sentido la actriz cuando se enfrentó a la incertidumbre de no saber si iba a poder continuar ejerciendo su profesión, o si Hollywood le iba a otorgar siquiera la oportunidad de hacerlo.

Por supuesto, todos sabemos lo bien que resultaron las cosas para ella al final. Su carrera continuaría disparándose en los años posteriores a convertirse en madre, con papeles memorables en “Legally Blonde”, “American Psycho” y “Walk the Line”, misma que le valdría un premio de la Academia antes de que lanzara su propia compañía y se diversificara como una productora. De esa forma, ayudó a dar vida a proyectos como “Gone Girl”, “Wild” y “Hot Pursuit”. Ahora, gran parte de su enfoque está en la pantalla chica gracias a las aclamadas series de “Big Little Lies”, “Little Fires Everywhere” y “The Morning Show“. A su vez, también tiene una gran cantidad de películas en camino fuera de la actuación, incluida “Legally Blonde 3”.