Tom Cruise, su propio doble de riesgo

Si creíste que sólo era bueno memorizando líneas y dándole mucha personalidad a cada personaje, estás bastante equivocado. El actor es mucho más que eso… y tenemos pruebas que lo demuestran.

Tom Cruise

Lanzarse en paracaídas, manejar un helicóptero, escalar la torre más alta del mundo… son solo algunas cosas que podríamos imaginar en nuestros sueños, pero que no sabemos si podríamos cumplirlas porque no están hechas para miedosos. Y afortunadamente, Tom Cruise no es uno de ellos. De ser así, no hubiese podido montar las escenas que hizo. ¿Creías que era CGI o pantalla verde? Hoy te vamos a mostrar cómo grabó los momentos más importantes y peligrosos de sus cintas.

Misión Imposible (1996)

En la primera entrega, nos han presentado una escena donde el agente Ethan Hunt se infiltra en la CIA para poder copiar una base de datos. El actor tuvo que filmar montado en un arnés, con el que descendió doce metros para poder realizar la toma.

También tuvo otra, en donde tuvo que escapar de un tanque de agua. Cuando descubre que le tienden una trampa en un restaurante, pone una goma de mascar explosiva en un tanque de agua, el cual estalla y permite su huida. El intérprete no quiso perderse este momento, por lo que insistió en hacer él mismo la toma. Tenía que atravesar la vitrina de cristal falso, para luego escapar del agua desbordada.

Misión Imposible II (2000)

Su segunda entrega no fue para nada fácil de grabar. La escalada en el Dead Horse Point State, ubicada en Utah, fue uno de los momentos más peligrosos a los que se enfrentó el artista. Por supuesto que había un equipo de protección, con cables y correas que sostenían al protagonista, pero igualmente el riesgo está presente.

Misión Imposible: Protocolo Fantasma (2011)

Si pensaste que lo anterior era alocado, no imagino lo que sentirás al decirte que Cruise escaló un edificio en Dubai. Y estamos hablando de la estructura más alta de la que, por el momento, se tiene registro en la historia: el Burj Khalifa. Con 163 pisos y una altura de 828 metros, el actor presenció una de las secuencias más famosas de la saga. Claramente, también había un equipo para soportar al artista, en caso de que algo ocurriera. Pero por más cables que haya, no cualquier actor hace eso.

Misión Imposible: Nación Secreta (2015)

La persecución en moto por Marruecos fue otro de los momentos icónicos del actor, donde debe conducir su BMW por una autopista del país. Además, en la misma entrega, filmó una escena donde debía estar bajo el agua y sin cortes, por lo que tenía que aguantar la respiración de tres a seis minutos. Debía dar la sensación de quedarse sin oxígeno.

Este filme tuvo escenas muy peligrosas de rodar, como el despegue desde el ala del avión. Estamos hablando de la primera secuencia de acción de la cinta estrenada en 2015, donde Tom aparece en dicha estructura del aeroplano. Este momento tuvo que grabarse numerosas veces, durante dos días. Además, el intérprete tuvo que utilizar un chaleco especial, para poder proteger su cuerpo de la presión del viento.

Misión Imposible: Repercusión (2018)

El salto halo también es uno de los momentos más reconocidos de la saga. Y recordemos que para este momento ya el actor era grande, cargando con unos 55 años (actualmente, tiene 58). Este salto en caída libre lo utilizan algunos ejércitos cuando la nave vuela sobre cielo enemigo, a una altura que no significa una amenaza y pasa desapercibida. Para esta entrega, Cruise tuvo que tirarse a una altura de casi 8 mil metros. Y eso no es lo más loco de todo, sino que ¡tuvo que intentarlo 106 veces para que la escena estuviera completa!

Otra persecución consagró como actor a Tom, quien ya había hecho numerosas tomas complicadas, pero la corrida en moto por todo París realmente fue increíble. Una BMW a toda velocidad por las calles de la ciudad francesa con, nada más ni nada menos, que el actor principal. ¡Hasta atravesó el Arco del Triunfo en dirección contraria a la que venían los vehículos! Posterior a eso, tuvo que saltar de un edificio a otro y le provocó una fractura de tobillo. Él se dio cuenta en el momento, pero sabía que debía continuar porque tenían que terminar ese día. Como todo profesional, lo hizo.

¿Pensaste que era todo? Todavía queda una escena más: la del helicóptero. El actor tuvo que asistir a clases de pilotos en una escuela de Texas. Esto lo hizo para poder cumplir el sueño de pilotearlo él mismo. Paramount difundió un video en el que se ve al intérprete conducir la aeronave. También, nos mostró que era real la escena en la que debía escalar por una cuerda que pende del helicóptero (luego de eso, tenía que entrar a la cabina para tomar el control del vehículo que navega por el aire, para poder perseguir al helicóptero enemigo).

¿Qué opinás sobre los riesgos que toma el actor? ¿Creés que es demasiado? ¿O su capacidad de enfrentar momentos peligrosos es admirable?