“Volver al Futuro”: cómo funcionó el viaje en el tiempo

Te invitamos a recordar la inolvidable trilogía de Robert Zemeckis y Bob Gale.

Back to the Future

A 35 años de su estreno, las aventuras de Marty McFly y el Doc Emmett Brown se ganaron un lugar especial en el corazón de los cinéfilos y amantes de la cultura pop. El inolvidable DeLorean desapareciendo en el estacionamiento, la historia de amor no correspondida entre madre e hijo, los autos voladores en el 2015 y esas Nike que más de uno aún espera. Podríamos estar varios renglones hablando sobre la icónica historia, pero hoy, nos centraremos en un aspecto fundamental de su universo (gracias a CinemaBlend).

A lo largo de las tres películas, vemos a Einstein (el perro), Marty McFly (Sr), el doctor Emmett L. Brown, Jennifer Parker, Biff Tannen y Clara Clayton, avanzando y retrocediendo en el tiempo. Recordemos que “el presente” se ubica en 1985. Desde ese punto particular, se transportan 30 años hacia el futuro. También, se realizan dos paradas en 1955 y un viaje a un 1985 alternativo, porque… ¿quién hubiera pensado que algo así podría alterar tanto los hechos? Muchas enseñanzas nos dejaron “Los Simpson”, entre ellas, que por más pequeño que sea el bicho que aplastes en el pasado, tendrá consecuencias.

Todo comenzó con un experimento científico, en donde el Doc Brown quiso probar si su nuevo invento funcionaba. Es entonces cuando McFly accidentalmente se remonta a 1955, y tiene que corregir el error de deshacerse de la primera reunión de sus padres. Ese es un comienzo bastante simple, hasta que nuestro protagonista sufre una doble oportunidad de aventuras intencionales, ya que la segunda entrega comienza con el Dr. llevando a Marty y Jennifer al 2015 para salvar a sus hijos de ir a la cárcel. Y a su vez, deben solucionar la racha de apuestas del viejo Biff Tannen a partir de 1955, evitando que el creador del DeLorean sea asesinado por Mad Dog Tannen en 1885. Por último (pero no menos importante), el personaje de Michael J. Fox tiene que regresar a 1985 cuando todo está dicho y hecho: porque el tiempo continuó.

Los dos métodos principales de viaje, en la trilogía, son un auto intervenido y una locomotora convertida. Ambos vehículos (ya sea a través de radiación nuclear, quemando basura o energía de vapor), necesitan llegar a 88 millas por hora y generar una carga de 1.21 gigavatios para funcionar. Una cosa muy importante es que se debe tener en cuenta a dónde están parados. El lugar exacto desde el que parte, será su destino: lo que alguna vez fue el estacionamiento de un centro comercial en 1985, podría ser una granja de pinos en 1955. Se recomienda la conversión de desplazamiento, para no necesitar carreteras. Y gracias a algunos cambios en el guion, al principio de la historia de la franquicia, ¡tampoco necesitarás Coca Cola!

¿Se puede cambiar lo sucedido, como resultado del viaje en el tiempo de regreso al futuro? Hemos visto a los niños McFly casi borrados del mundo, al Doc casi asesinado por una simple cantidad de dinero y un 1985 completamente diferente, donde Biff Tannen dirige Hill Valley. Hay muchos detalles modificados. Sin embargo, algunas piezas del relato cambian permanentemente para mejor. La trilogía de “Back to the Future” transcurre en una línea de tiempo única, reescrita a medida que avanzan los eventos.

Los artefactos como fotografías, faxes y cajas de cerillas, cambian tan rápido como los eventos. Por lo tanto, cuanto mejores sean sus posibilidades, mayor será la duración de la evidencia. Por ejemplo, el fax de Jennifer en la secuela, sobrevivió hasta el final de la franquicia, cuando Marty reescribe su futuro al no participar en la fatídica carrera de 1985. Si bien el viaje en el tiempo es un asunto desordenado, el resultado final puede verse como positivo. Y las consecuencias se presentan en escenarios muy similares, que afectan a los personajes principales de maneras bastante distintas.

Como Doc Brown, su esposa Clara y sus hijos (Jules y Verne) todavía viajan en su locomotora mejorada, esto podría generar más caos en la línea. Aún así, tuvo un final feliz: finalmente obtuvo una familia que nunca supo que quería hasta que conoció a su amada, a quien llevó lejos para que fuera su compañera de travesías por el universo temporal. Por otro lado, Marty, al ver las consecuencias de las acciones que sus hijos, sus enemigos e incluso él mismo toman en sus vidas, aprende a tener más confianza. No ceder ante su naturaleza impulsiva, e ignorar cuando se le llama gallina, pone a McFly en el supuesto camino hacia el éxito como músico; en lugar del trabajo rígido que sufriría si hubiera tenido el accidente con el Rolls Royce. Como el famoso autor/padre de ciencia ficción, George McFly, dijo una vez: “Cuando te lo propones, puedes lograr cualquier cosa”.

El viaje en el tiempo es un elemento básico, muy querido en la ciencia ficción. Y con tantas variantes sobre el tema, siempre es interesante como objeto de análisis en el cine. Te invitamos a leer más curiosidades sobre este inolvidable film. Pero, en el caso de que no nos hayas entendido, quizá Sheldon Cooper de “The Big Bang Theory” te saque las dudas.