Walt Disney y su conexión con Argentina: el país que inspiró un imperio

¿Te imaginás al hombre detrás de la marca más conocida del mundo entre gauchos y mates? Hace muchos años eso realmente pasó, y repercutió en la historia de la empresa animada.

Walt Disney

Cuando pensamos en la casa de Mickey Mouse, usualmente lo consideramos como algo ajeno y lejano. Es inevitable: ¿qué relación podría tener algo tan grande con nosotros? Es un objeto de otro planeta que se exhibe para los mortales. Sin embargo, aquel mundo mágico es tan inmenso, que abarca un poco de todo. En este caso, se puede percibir cierta influencia del país celeste y blanco en algunos detalles de su repertorio. De hecho, y atentos a lo que están a punto de leer: cuentan que el mismísimo creador del ratón fue fanático de las costumbres argentinas y que parte de su estilo inspiró su imperio.

Como bien cuenta Gala Cacchione en Información Periodística, son numerosos los vínculos. Para comenzar, Mickey se enamoró de Minnie en una cantina argentina y, justamente, “The Gallopin Gaucho” (1928) es su segundo cortometraje más popular. Como se percibe en su título, se puede apreciar en el film al personaje arriba de un ñandú, mientras fuma, bebe cerveza y baila tango. Tiempo después, se presumió que los paisajes de “Bambi”, uno de sus mayores éxitos, está inspirado en los bosques de la Patagonia. Por otro lado, también existe la teoría de que, la idea de llevar a cabo la construcción del parque de diversiones Walt Disney World (realizado en 1955), nació de su visita a la inauguración de La República de los Niños en 1952, en La Plata.

La República de los Niños y Walt Disney World

Ya sabemos lo que estás pensando: qué locura. Por supuesto, dichas palabras no nacen desde la desinformación. Por el contrario, nos basamos en las dos visitas de Walt al país. “En 1941, realizó una gira por Argentina y, en su paso, tuvo entrevistas con artistas locales como Quirino Cristiani, realizador de “El Apóstol” (el primer largometraje animado del mundo hecho en 1917), y el artista plástico reconocido por retratar gauchos, Molina Campos”, cuenta Cacchione. En su visita, recorrió el rancho Los Estribos, donde comió asado de cuero con la mano, tomó mate y se animó hasta a amagar en alguna chacarera, tal como reflejó “Sucesos Argentinos”. En aquel lugar, buscó un asesor para hacer títulos que reflejen el modelo sudamericano (plan mejor conocido como “buen vecino”, cuyo objetivo era fortalecer los lazos culturales con el continente, entre otras cosas).

Durante aquel periodo, surgieron dos obras. Primero, se estrenó “Saludos Amigos” (1942), donde “se puede ver a Goofy como un auténtico gaucho argentino, que hace asado a la cruz, con boleadoras y toma mate” (aunque cabe destacar que la inclusión de tradiciones mexicanas y productos de vaqueros molestaron a Campos, el asesor elegido para ambas películas y anfitrión que compartió su hogar en Mendoza durante las 10 semanas de estancia). Dicho proyecto recibió tres nominaciones a los premios Óscar. Dos años después, se lanzó “Los Tres Caballeros”, una serie de cortos que incluyó a “El Gauchito Volador”. Desgraciadamente, el creador del ratón perdió la visión de las costumbres nacionales y se enfocó más en hacer un mix de detalles de los países de este lado del mundo, hecho que hizo que Molina terminara retirándose del trabajo.

“En el documental ´Walt & el Grupo´ (2008), el director Ted Thomas sostiene que el impacto del viaje fue tal, que la expedición salvó al estudio de su cierre, puesto que la experiencia volvió a poner a la empresa en primera plana de los medios durante plena crisis”, escribe Pablo Pinna en Vix. ¿Conocías esta historia? Es difícil imaginarse a Walt Disney exclamando “¡Hola pibes!”, pero literalmente sucedió.